Tome mucha agua

Algunas veces cuando creemos tener hambre, ¡en realidad tenemos sed!

Duerma lo suficiente

Algunas veces, cuando estamos cansados, sentimos hambre y comemos más, ¡aunque lo que realmente necesitamos es dormir más!

Camine todos los días

Trate de hacer por lo menos 30 minutos de actividad física a lo largo del día. Si esto le parece mucho, comience haciendo menos. Pasee a su perro en la mañana. Camine con su familia después de la cena. ¡Los pasos y los minutos se suman rápidamente!

Pésese

Diversos estudios han demostrado que las personas que se pesan diariamente pesan menos que las personas que no lo hacen. Si pesa más hoy de lo que pesaba ayer, coma un poquito menos el día de hoy. ¡Vigile su peso y vea como disminuyen los kilos!

Desayune

Diversos estudios han demostrado que las personas que comen un desayuno saludable pesan menos que las personas que omiten el desayuno. Trate de incluir por lo menos dos grupos de alimentos (frutas, lácteos, granos, carne) en el desayuno, ¡y comience bien su día!

Llénese con vegetales

Llene la mitad de su plato con vegetales para ayudar a sentirse lleno después de su comida pero a mantener bajo el consumo de calorías.

Planee con anticipación

Prepare bocadillos y comidas saludables para que no se sienta tentado por comidas poco saludables cuando está en el trabajo o en marcha.